Fernando Pessoa

 

¡Ah la frescura en la faz al no cumplir un deber!

¡Faltar es positivamente estar en el campo!

¡Qué refugio el no poder tener confianza en nosotros!

Respiro mejor ahora que pasaron las horas de los encuentros,

Falté a todos, con una deliberación del descuido,

Me quedé esperando la voluntad de ir para allá,

que yo sabría que no vendría.

Soy libre, contra la sociedad organizada y vestida.

Estoy desnudo, y me zambullo en el agua de mi imaginación.

Es tarde para que yo esté en cualquiera de los

dos puntos donde estaría a la misma hora,

Deliberadamente a la misma hora…

Está bien, me quedaré aquí soñando versos y

sonriendo en itálicas.

¡Es tan graciosa esta parte auxiliar de la vida!

Incluso no consigo encender el cigarro

siguiente… Si es un gesto,

Quédese con los otros, que me esperen, en el

desencuentro que es la vida.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *