El poder de dos – Mujeres que corren con los lobos

Fragmento

 

“(…) me contó el siguiente cuento. Gira en torno a cierta transmisión ancestral y se titula “Una ramita, dos ramitas”. – Así actúan los viejos reyes africanos, me dijo en un susurro.

En el cuento, un anciano se está muriendo y convoca en torno a sí a los suyos. A cada uno de sus muchos hijos, esposas y parientes y le entrega una corta y resistente ramita.- Romped la ramita, les ordena. Con cierto esfuerzo, todos rompen la ramita por la mitad.- Eso es lo que ocurre cuando un alma está sola y no tiene a nadie. Se rompe fácilmente.Después el viejo les dio a cada uno de sus parientes otra ramita y les dijo: – Así me gustaría que vivierais cuando yo haya muerto. Reunid todas las ramitas en haces de dos y de tres. Y ahora, quebrad los haces por la mitad.

Nadie puede quebrar las ramitas cuando forman un haz de dos o tres. El viejo me miró sonriendo. “Somos fuertes cuando estamos con otra alma. Cuando estamos unidos a los demás, no nos pueden romper.”

El poder de dos
Mujeres que corren con los lobos
Clarissa Pinkola Estés

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *