Carta a una amiga por su primer viaje a Europa

De una viajera a una primeriza,

Soñaste este viaje despierta y dormida, lo deseaste tanto, lo esperaste mucho tiempo y va a ser maravilloso. Al viajar vas a sentir la libertad que genera salir a recorrer el mundo, un paréntesis en la monotonía de lo cotidiano. Vas a conocer lugares icónicos de nuestra cultura occidental; ponerle imagen, dimensión y audio a relatos históricos.  Reconocer lugares de libros y películas; apreciar paisajes y pueblos que ni imaginaste que existieran. Vas a probar sabores diferentes en comidas desconocidas pero también en las conocidas -y eso es todavía más raro-. Escuchar otros acentos y otros idiomas. Conocer personas de todos lados -locales y turistas-. Vas a observar otras costumbres que te harán reflexionar sobre las propias, aquellas que tomaste por naturales cuando, en realidad, son culturales.

Vas a sentir la paz de vivir el presente, de saborear cada momento. Pero también vas a caminar como nunca antes (llevar zapatos cómodos y curitas, sin preocuparse que la mayoría de las fotos se sacan de la rodilla para arriba), vas a subir cerros, escaleras de miradores y cúpulas, te vas a agotar física y mentalmente, porque los sentidos no paran de registrar estímulos y la atención ante todo eso nuevo y desconocido es constante.

Vas a vivir momentos únicos que te acompañarán el resto de tu vida dentro de la carpeta “hermosos recuerdos”. Pero también vas a experimentar cansancio y fastidio, muchas veces el segundo como consecuencia del primero. Cuando me pasa me repito siempre la misma premisa “si quisiera estar cómoda no debería haber salido de casa donde todo fue pensado y elegido a mi gusto” y así se ordenan las ideas y el humor.

Vas a conocer muchas cosas pero lo más importante es que vas a conocerte más a vos misma. Vas a descubrir gustos, habilidades y aspectos de tu personalidad que no sabías que tenías y que salieron a la luz ante el desafío de estas nuevas y variadas experiencias.

Hace poco leí en Internet  “viajar te deja mudo y luego te convierte en un gran narrador de historias”, y estoy de acuerdo. ¡Vé por las tuyas!

Florencia Gonzalez Bazzano
Mi primer viaje a Europa en 2007

Si querés hacerle un regalo a tu amiga, regalale una guía de alguna de las ciudades que va a visitar. Yo suelo comprar por Internet en Bookdepository que tiene muy buenos precios en pesos argentinos y no cobra gastos de envío. Mis libros tardaron aproximadamente dos semanas en llegar a casa*

Pertenezco al programa de afiliados y si comprás a través de mi link vos pagás lo mismo y a mi me brindan un pequeño reconocimiento por haberte sugerido su página. Solo recomiendo productos/servicios que conozco y utilizo.

Si te gustó lo que leiste COMPARTILO

6 comentarios de “Carta a una amiga por su primer viaje a Europa”

  1. Justo en el punto!, la frase que pones: “viajar te deja mudo y luego te convierte en un gran narrador de historias”, es muy acorde. Cuando salimos de viaje y regresamos no queremos parar de hablar, ni siquiera queremos volver a hacer lo mismo que ya hacíamos, porque todo está igual, pero nosotros estamos diferentes.

  2. HOLA! Sabes me emocione mucho al leer tus palabras… próxima semana parto a mi primer viaje a Europa y no puedo creerlo aún… gracias por compartirlo!

  3. Es tal cual me pasó, me sentí muy identificada. Es hermoso viajar , y se disfruta toda la vida, desde el momento que soñas con hacer el viaje ….
    Me encantó!!!

  4. Gracias hermosa,por tu maravilloso relato tan descriptivo y lleno de vida. Prontito viajaré y contare mu bella experiencia. Gracias por tu arte. Pura vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *