Japón vs Buenos Aires

Todo lo nuevo lo comparamos con lo ya conocido.

Como en Buenos Aires las edificaciones comparten medianera, por las calles circulan autos, camionetas, colectivos, motos, bicicletas y siempre tienen veredas con elevamiento del asfalto, las máquinas expendedoras viven en los negocios, en las estaciones de servicio los surtidores están en el piso, los bebés pasean en carritos empujados por sus padres, en los bares solo hay personas y no se permite fumar, nadie anda vestido ni de gaucho, paisana o dama antigua por la ciudad, los cajeros reciben el dinero en la mano, los ascensores tienen una botonera para llamarlos y los inodoros solo tienen un botón para soltar el agua. En Japón todas las edificaciones separadas, por las calles circulan kartings con gente disfrazada de pokemón o Super Mario y algunas no tienen veredas sino una línea en el piso indicaba la zona peatonal, la sed no será nunca un problema con máquinas de gaseosas por todas partes, incluso calles en zonas residenciales, expendedoras de nafta colgando del techo de las estaciones de servicio, perros paseando en carritos de bebé, hay cafés con gatos, erizos y conejos, en los bares se permite fumar, japoneses disfrazados de geishas y samurais, el lugar donde debía depositar el dinero cada vez que pagaba algo para que el cajero lo recoja de ahí, los ascensores tenían dos botoneras de diferente altura para que también sea accesible a personas en sillas de ruedas tanto afuera como adentro y los inodoros están llenos de botones, uno de ellos para la música.

Akihabara – Tokio
Shinjuku – Tokio
Akihabara – Tokio
Asakusa – Tokio
la botonera de adentro también era doble

Estas son cosas concretas, después en general me llamaba la atención la limpieza, la cantidad de baños públicos (y limpios), las cantidad de indicaciones escritas por todos lados, su precisión y el hecho de que TODOS las respeten. La amabilidad de las personas entre sí y con nosotros aunque no hablarán inglés. Cruzamos muy pocas personas que hablen inglés en las tres semanas del viaje.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *