Primera vez en Marruecos

Primer viaje a Marruecos

Nuevo destino Marruecos

Quise elegir otro destino exótico porque había disfrutado mucho el viaje al sudeste asiático: Tailandia, Vietnam, Laos y Camboya. Asumí que me sentía cómoda en un ambiente desconocido y no fue lo único en lo que me equivoqué.  

Mis historia una mujer sola en Marruecos

El recuerdo es tan claro como si lo estuviera viviendo ahora: estoy nerviosa, perdida. El callejón es estrecho, las paredes añejas y descascaradas. A medida que avanzo, van apareciendo más callejones y pasadizos que me encierran, podría tocar ambos lados con solo estirar los brazos. Es de día, el cielo tiene pocas nubes, sin embargo, estoy en la sombra y a oscuras en las calles con techo. La humedad fría insiste en querer traspasar mi abrigo. Estoy sola pero no estoy sola. Cruzo brujos de cuentos con largos abrigos marrones y capuchas terminadas en pico para arriba, también hombres de pantalones oscuros y camperas negras de cuero. Sus pelos cortos, sus rostros morenos, sus expresiones serias. No me miran, pero notan mi presencia. Mi paso es firme, necesito salir urgente de este laberinto. Hay pocos carteles, para mí son solo rayitas curvas y puntos. Es imposible saber qué esconden estos muros desparejos. Cada tanto hay una puerta rectangular o terminada en semicírculo con punta, de madera o metal pero siempre cerrada. Cada tanto algunos azulejos de colores. Pese a estar agitada, no me detengo. Siguen apareciendo hombres desde diferentes direcciones, a veces, alguna que otra mujer, apenas les veo sus caras porque van cubiertas. Todo alrededor pasa rápido y mudo; los latidos acelerados me retumban en todo el cuerpo, recién a lo lejos, siento el rumor de una lengua incomprensible donde por momentos creo distinguir algún salam aleikum. Mi cabeza, aunque abombada, no deja de vigilar de un lado a otro. La boca, seca. Cuando la gente desaparece, puedo ver los gatos, tres, están quietos y me miran. Sigo caminando, atravieso un mercado: yogures a la intemperie, carne sobre los mostradores, pollos desplumados colgando sobre las cabezas de las personas, palomas enjauladas, un enjambre de abejas alrededor del pan y las facturas; doblo, locales atiborrados de lámparas de metal. Llego a un espacio más amplio, en una esquina, un lugar lleno de hombres, unos quince, sentados en mesas con vasos, no sé qué hacen pero de repente todas sus miradas se encuentran para seguirme fijamente. Huyo corriendo, llorando, no puedo pensar y suena por altoparlante una especie de aullido estirado que se repite.

Desde que somos chicos para interpretar el mundo que nos rodea, de manera rápida, utilizamos esquemas que fuimos construyendo a partir de generalizaciones. Cuando detectamos información similar a alguna anterior, aplicamos el esquema que tenemos: suele resultar útil y efectivo si está basado en experiencias reales. En cambio, cuando los estereotipos están formados por información falsa, como mucho de lo que vemos en los medios de comunicación, resultan sumamente perjudiciales. Como dice la escritora Chimamanda Ngozi Adichie en su charla TED, somos muy vulnerables ante las incontables versiones de esa historia que se repite y ni nos damos cuenta. La historia única crea estereotipos y el problema con los estereotipos no es que sean falsos sino que son incompletos. Hacen de una sola historia la única historia. Hay otras historias y es importante hablar de ellas. 

Me equivoqué en pensar que disfrutaría el viaje a Marruecos desde el primer día. Me equivoqué en pensar que no conocía ese lugar del mundo cuando, en realidad, lo había visto incontables veces en noticieros, películas y series, sobre todo a partir del 11 de septiembre del 2001. 

De las series actuales se me ocurre “Homeland” y “Tyrant“. Pero la película “búsqueda implacable 2” (título original: taken 2) es el ejemplo más claro. Si bien se sitúa en Turquía el espectador occidental no distingue la diferencia con cualquier otra ciudad árabe: callejones, mercados, las puertas, los azulejos chicos de colores. En toda la película los malos que son musulmanes (lo sabemos por el saludo entre ellos) persiguen por la medina al protagonista, que es el bueno, para secuestrarlo y torturarlo. Esto en venganza por las muertes que había causado en la película anterior donde se habían establecido los dos bandos.  La escena está complementada con música árabe y hasta aparece el llamado de oración del islam.

Me cuesta escribirlo, porque suena absurda e inverosímil la idea de pensar que todos los seres que cruzara fueran asesinos o  terroristas dispuestos a poner bombas, sin embargo, pese a entender que era una locura sin fundamento seguía sintiéndome insegura en Marruecos y era imposible controlar la reacción de mi cuerpo.

Absolutamente inconsciente, agrupé las palabras de los medios y, a su vez, se mezclaron sus letras para convertirse en miedos, miedos absurdos y dañinos.

Antonio, el dueño del riad de Chefchaouen, el pueblito azul, me dijo que yo era diferente, que muchas extranjeras se sentían incómodas y les asustaba Marruecos. Yo ya había pasado la etapa del miedo y a partir de su comentario, tome consciencia de que mientras uno la pasaba mal colapsando por los prejuicios había un “otro” sintiéndose peor, el discriminado sin motivo ni razón.

Recién cuando dejé de ver fantasmas y empecé a mirar con mis propios ojos pude estar presente y disfrutar del lugar y de los marroquíes. Encontré seres cálidos, atentos, siempre dispuestos a ayudar a los visitantes; tenían un trato muy amable con los chicos, fueran o no sus hijos y, sobre todo, eran generosos ofreciendo té de menta —muy dulce— y si percibían que los miraba comer —pura curiosidad por sus costumbres— siempre me ofrecían.

“Las historias se han usado para despojar y calumniar, pero las historias también pueden dar poder y humanizar.”
Chimamanda Ngozi Adichie

Entonces ¿Es seguro viajar a Marruecos?

En mi experiencia las inseguridades las llevé en mi cabeza y no tenían que ver con la realidad del entorno.

Si querés que te ayude con la planificación de tu viaje escribime un mail a leerviajarycompartir@gmail.com

Excursión al desierto de Merzouga

El viaje a Marruecos lo hice todo por mi cuenta, la única excursión que contraté fue la noche en el desierto, lo hice como Mohamed de Sahara Bereber y lo recomiendo. Una persona muy cálida y un excelente profesional.


Compartir

24 comentarios de “Primera vez en Marruecos”

  1. Pese a haber viajado parece que estas llena de prejuicios. Vivo en Marruecos y no estoy para nada de acuerdo. Es cierto que el contraste cultural es distinto. Yo viajé solo y he acabado viviendo aquí. La gente es muy amable y el único y verdadero problema que tiene el turista son los prejuicios. Si uno se despoja de prejuicios tiene la oportunidad de conocer un país increíble en el cual sus habitantes (los marroquís) lo hacen tan especial. Recomiendo a todo el mundo realizar este viaje, ya sea en grupo o de manera individual. Como nos gusta decir en España:bueno, bonito y barato. Además de tener playas increíbles, buena comida, zonas de montaña y desierto.

    1. Buenos días Oscar, estoy de acuerdo con vos en que es un lindo destino y que las personas son muy amables. Simplemente que al principio no pude verlo porque llegué cargada de prejuicios y quise compartirlo para que nadie se quede con eso y pueda disfrutar de ese maravilloso lugar.
      Me quedé con ganas de visitar el mar, tomo tu consejo para la próxima! Saludos

      1. Por que eres taaaan amable con tu comentarista, que no leyo o no entendio tu escrito? Inicia su monologo con ” no estoy de acuerdo” solo para reafirmar tu posteo. Si quiere contar su historia, que se haga un blog propio!!!😂😂

        1. Hola Leyla, qué divina!!!! Gracias por tu comentario.
          Pensé lo mismo que vos, no leyó o no entendió nada! pero me molestó su tono y no quise ser igual que él!
          cariños!

          1. Me pareció. Yo estuve en Esahuira, espero haberlo escrito bien, viajé sola y no tuve los prejuicios sino mucha curiosidad. El lugar que más me gustó fue la Medina donde me hospedé. Disfruté esos cactus que te venden peladitos, la llamada de la mezquita a la plegaria de la mañana y recorrer la medina mirando todo. Fui con la idea de comprar aceite de argán y lo hice. Resulto un poco “arisca” tal vez porque mi ingles es bastante/demasiado poco. Volvería.

          2. Hola Gladys gracias por compartir tu experiencia así alentás a las chicas que tienen dudas / miedo de viajar.
            Saludos!

  2. Hola..como estan? En 2015 Fui a Marruecos desde Barcelona con una parejita que conoci en el hostel.Hablamos poquito frances pero confie en lo q me orientaban asi que me anime.. Solo viajamos juntos. Creo que es cuestion de un gran deseo por conocer otras culturas, dejarse asombrar, aventurarse a vivir e intuir que todo saldra bien! Conoci Marrakech, Warzazat y Casablanca donde me aloje en un hotel con mezquita lleno de hombres, mauritanos y de otros sitios de Africa. Fue un enorme asombro descubrir sus bubuths (trajes) segun la zona o rangos, ceremonias de oracion, la moneda o dirham, la medina, la pasion por el comercio, la mezquita en el mar. Y lo mas maravilloso q me ocurrio en la playa:3 mujeres tomando el te de menta y panecillos con sus hijos. Nos miramos mientras intente un juego de piedritas con los niños sin hablar. Ellas sonrieron seguramente al ver mis cabellos rojizos, babuchas con elefantes amarillos de la isla de Bali y remera bordo.Me ofrecieron te y pan. Con señas me llamaron, me acerque y compartimos, con mi escaso frances, una de las tardes mas increibles de mi vida..Eran las 3 esposas de un mismo hombre, todas de negro tapadas hasta los ojos, cuanto mas joven y mas bella, mas tapadas. Una de ellas Fatiha tenia bordados de plata en su vestido. Reian conmigo del encuentro, de entendernos casi sin hablar, de estar a gusto compartiendo vidas, al otro lado del mundo, pero con la misma alma y el mismo corazon latiendo al unisono. Sellamos la complicidad con una foto donde la risa se escucha a gritos. La envie a Bs As y todos creian q habia enloquecido.Y si..esa tarde enloqueci de AmOr por el maravilloso encuentro de nuestra divina HuMaNiDad donde todos somos Uno, mas alla del idioma, ropajes, historias, costumbres, culturas..Y solo me restaba agradecer..y lo hice frente al mar..frente a Dios..como dice el Tango.
    susanagriego@hotmail.com

  3. A mi igual me pasó lo mismo, tenía muchos prejuicios antes de llegar a ese país, me sorprendí bastante ver a mujeres con mucho maquillaje y más aún que algunos sabían hablar castellano. Fueron muy amables conmigo, no sé si volvería a visitarlo, pero si lo recomiendo.

    1. Gracias Vanesa por tu comentario! Lo que me motivó a escribir este post fue pensar que a otra gente le debe pasar lo mismo y si hubiera estado alertada antes de llegar tal vez lo habría vivido de otra manera. Saludos!

  4. Que hermoso y sentido todo lo que contas!!! Lo voy a tener en cuenta para mi viaje. A veces no es fácil librarse de los prejuicios. Gracias por la info!

  5. Hola Flor, mi nombre es Ana, soy de Rosario, actualmente haciendo temporada en Tarifa. Te escribo porque leí tu articulo “Primera vez en Marruecos” y todos los días me levanto con nuevas dudas y una decisión distinta: si irme sola, si contratar algún tipo de tour para estar acompañada, si cruzarme en el ferry, ver cómo me siento y si me animo, seguir, si armarme una ruta hiper organizada y llegar hasta el desierto, no se, miles de opciones que me abruman un poco, o bastante. De momento tengo un mes hasta que se me termine el trabajo que tengo acá y tomar alguna de todas las decisiones que tengo en la cabeza pero la incertidumbre y la ansiedad me están matando. Quizás puedas ayudarme…

    1. Hola Ana, muchas gracias por haberme leido. Creo que Marruecos podés hacerlo sola (si tenés ganas) teniendo los mismos recaudos que tendrías en nuestro país.
      yo no usé tren, usé todo el tiempo Supratours comprando el ticket allá con al menos un día de anticipación y estuvo todo muy bien. superado el prejuicio te das cuenta que las personas son muy amables.
      Si vas al desierto siempre recomiendo a Mohamed de http://www.saharabereber.com que es una hermosa persona, y un guía muy profesional.
      Espero que te sirvan mis datos y manteneme al tanto de cómo sigue la organización de tu viaje.
      Saludos!!!

  6. Buenos dias:

    Lo primero queria felicitarte por tu post, me ha encantado.

    Nos vamos una amiga y yo en unos días a Marrakech, en concreto 4 días, tenemos muchas ganas pero nuestra duda es donde alojarnos, si al ir solas sería más conveniente alojarnos en un Riad dentro de la medina o fuera de la medina.
    En el caso de ir alojarnos dentro de la medina, ¿a qué hora sería conveniente regresar al Riad?

    Gracias de antemano.

    Un saludo.

    1. Hola Patricia, me alegro mucho de que te haya gustado mi post.
      En Marrakech me hospedé en un riad dentro de la medina pero muy cerca de la plaza principal jemaa el fna. Lo más tarde que anduve fueron las 10 de la noche, al aprovechar todo el día paseando no te sobran tanta energía. A esa hora todavía circulaba mucha gente. Te repito que estaba en una calle principal de las que salían de la plaza.
      Cuatro días está bien, en Marruecos los paseos son los mercados, una madersa, dos palacios, el jardín de Yves Saint Laurent (afuera de la medina pero pueden ir caminando). Yo había hecho las reservas a través de booking y al pagar en los hoteles siempre me cobraban un extra por haber usado ese servicio ESTA PROHIBIDO pero lo hacian igual. Te recomiendo que busques en booking, veas el nombre dle hotel y googlees para reservarles directo así no te cobran de más.
      vayan practicando el regateo!!!
      beso,

      Flor

  7. Muchas gracias por compartir. Sin duda más de una persona se sentirá identificada con tu escrito. Es bueno atreverse a conocer sitios y no quedarse solo con la imagen negativa de los medios. Suerte!

  8. Excelente este post… me dio claridad y me sirvio para cambiar la perspectiva. Viajo sola a Marruecos en Octubre y esto ha sido muy util., Gracias

    1. Hola Vero, muchas gracias por tus palabras, ese era el objetivo específico de compartir mi historia. Buen viaje y escribime a tu regreso para contarme cómo te fue. Cariños! Flor

  9. He leido tu publicación y me ha parecido muy interesante ya que concuerdo contigo que nos meten unos ideales y unos miedos irreales que por eso es bueno viajar y verlo con nuestros propios ojos. Gracias por compartir ese escrito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *