La vida a bordo de un crucero trabajando

Estas son mis opiniones, basadas en la interpretación de mi experiencia. Por otra parte, desde 2006 a hoy muchas cosas deben haber cambiado pero tantas otras deben permanecer igual.

Trabajé seis meses como recepcionista en un restaurant del Crown Princess. El barco de 19 pisos y casi 300 metros de largo tiene una capacidad para 1200 empleados y 3150 pasajeros.

Recordemos que en los cruceros se trabaja todos los días, de lunes a lunes. Tu cuerpo siente que el tiempo se atoró en miércoles porque nunca llega el fin de semana. Depende de qué nacionalidad sos es la duración de tu contrato. Para los argentinos y los italianos hay un máximo de seis meses porque está estudiado que excedido ese período empezamos a extrañar y no somos productivos. Filipinos, tailandeses e indios tienen contratos de hasta diez meses. Terminado el contrato tenés dos meses de vacaciones impagas y luego podés hacer otro contrato. 

La sociedad barquística

Dentro del crucero encontramos tres estamentos con sus correspondientes comedores. En la base de la pirámide están los tripulantes (crew), en el medio, el personal de entretenimiento incluidos músicos y bailarines (entertainment), y en la cúpula los oficiales (officers) quienes a su vez se distinguen entre ellos, cuántas más rayitas en el hombro, más poder. 

La base es la más poblada y la de menos derechos: cabinas sin ventanas en los subsuelos y sin permiso a ir a los restaurantes, bares y piscinas de los pasajeros.

¿Cuánto se gana trabajando en un crucero?

Mi sueldo, en 2006, era de 50 dólares por mes y el resto de mi ingreso variaba porque dependía de las propinas que dejaran los pasajeros. Así se maneja el sector del restaurant. Supongo que esta metodología surgió porque, en sus comienzos, el público de los cruceros era principalmente norteamericano y está arraigado en su cultura el tema de dejar la propina sugerida. Entonces, sabiendo la ocupación del barco podían calcular la recaudación, pero no sé cómo será ahora que se popularizaron los viajes en cruceros en otras culturas donde se considera que la propina es optativa. Los oficiales y el personal de entretenimiento tienen sueldos fijos.

Al haber sido mi primer contrato en un crucero mi rango era el segundo más bajo (buffet stewart). Pero los puestos más altos del restaurant, por el tema de las propinas, podían llegar a ganar más que los oficiales. Entonces si bien los oficiales tenían más beneficios dentro del barco, una porción mínima de la base obtenía mejor rédito económico, y se olían ciertas asperezas. 

Mis obligaciones eran trabajar en el restaurant como recepcionista, a la mañana tomaba reservas telefónicas y a la tarde recibía a los comensales para la cena. Tenía que ocuparme de la limpieza de los uniformes, la lavandería tenía horarios muy estrambóticos. Mi cabina debía permanecer limpia y ordenada porque había controles semanales. Para mi comodidad y la de muchos había un mercado negro compuesto principalmente por filipinos que ofrecía esta clase de servicios.

En el barco no pagás comida ni hospedaje por lo tanto el ingreso representa más de lo que sería un sueldo igual en tierra. Pero se necesita autocontrol para no excederse en el shopping porque al estar trabajando de manera excesiva, lejos de casa, el nivel de autocomplacencia suele ser alto.

¿Cómo es el ambiente en el barco?

El ambiente en el crucero es muy sano y suele ser alegre y divertido. En el barco hay cero tolerancia a las drogas de cualquier tipo y se realizan chequeos rándom para asegurarse de que así sea. Por otra parte, ¿qué es un crucero sino un hotel flotante? es decir, es una empresa de servicios que debe distinguirse y hace mucho hincapié en la atención al cliente, “tenés que ser receptivo, amable y servicial”. Al tener una jornada de trabajo extensa e ininterrumpida por varios meses te la pasás la mayoría del tiempo en ese mood y se te contagia aunque hayas terminado tu turno. 

Sin embargo, hay excepciones. Porque también encontré personas, pocas pero ruidosas, con malos tratos hacia sus subalternos. Las características en común era que habían empezado a trabajar en barcos incluso antes de que la actividad naviera se dedicara al turismo y siendo muy chicos (15?). Imagino sus inicios en un ambiente hostil como de barco pirata donde tuvieron que ganarse el lugar padeciendo reiterados abusos de autoridad. Con el correr de los años fueron ascendiendo y automáticamente perdieron la memoria y se pasaron de bando para volcar sus frustraciones acumuladas hacia los más débiles. No conectaron con la empatía por haber estado en esa situación injusta, sino que prefirieron vengarse (¿de quién?).

Seguridad a bordo del crucero

La seguridad es la principal prioridad en un barco. Hay capacitaciones obligatorias sobre prevención y actuación en caso de incendios, que es lo más grave que puede pasar en el mar. Además, cada empleado tiene una función asignada en un plan general de evacuación y, una vez por crucero, se realiza un simulacro. Suena el sistema general de alarmas del barco, se escucha por altavoz “for exercise, for exercise purposes only.” Tenés que agarrar tu chaleco salvavidas, un gorro o sombrero, medicamentos y la tarjeta donde figura tu rol ante emergencias y presentarte en el punto de encuentro asignado. Los restaurants del deck donde están los botes salvavidas. La función de mi equipo era de apoyo a otros equipos y nunca nos tocó hacer nada, solo estar reunidos disponibles por si nos necesitaban. Así que tenía mis amigos de drill porque nos quedábamos charlando el tiempo que durara el simulacro.

Estas prácticas son obligatorias estés o no estés en horario de trabajo.

Tiempo libre en el crucero

Fuera de tu horario de trabajo dispones de tu tiempo. Si el barco está en altamar las opciones son: quedarte en tu cabina o ir a las áreas comunes, es decir, el comedor o el crew bar. También hay un gimnasio, pileta,  jacuzzi y salas con computadoras para el personal. Internet es pago con un sistema de tarjetas y bastante caro porque las comunicaciones son satelitales.

Cuando el barco está en puerto podés bajar. Al embarcarte entregas tu pasaporte a la administración del crucero y ellos te emiten un laminex , que es tu identificación por lo que dure el contrato, y tenés que llevarla con vos en tierra. Lo importante al salir es chequear bien el horario de salida del barco para estar de regreso con más de dos horas de anticipación. Si incumplís esta regla sos sancionado con una amonestación (warning) y a las tres amonestaciones, sin importar la causa, te desembarcan en el primer puerto y no te pagan los pasajes de regreso a tu casa que estaban incluidos si cumplías todo el contrato.

Cada noche se desarrolla una actividad diferente para todos los empleados en el crew bar: karaoke, bingo, fiestas temáticas, juegos, etc. Se venden bebidas al costo. Este es un punto controvertido porque suena bien que la empresa no lucre con sus empleados, pero lamentablemente, el acceso al alcohol tan barato en un contexto de presión, stress, lejos de los seres queridos, puede no ser la mejor opción. Vi gente quebrando mal. Una vez uno estaba muy borracho y le pegó una piña a otro en el crew bar. Siguiente puerto ¡afuera!

El personal no utiliza billetes sino que se maneja a través de una tarjeta de débito recargable.

La oficina de recursos humanos organiza excursiones para los empleados. Yo fui a hacer snorkel en Grand Turk y no fui a visitar la NASA porque la salida era muy temprano y no podía madrugar todavía más de lo que madrugaba.

Conclusión de haber trabajado en un crucero

Gané mucha confianza en mí misma porque si pude desarrollarme perfectamente en un ambiente tan exigente, en otro idioma, sin descanso, lejos de mi familia y amigos, entre diferentes culturas y en una realidad de laboratorio siento que puedo lograr cualquier cosa que me proponga. 

Hice buenos amigos, principalmente Juan (Argentina), Alzbeta (Eslovaquia), Alejandra (Chile) y Silvio (Brasil) con quienes sigo en contacto hasta el día de hoy.

Y sobretodo fue a partir de mi trabajo en el crucero, donde cada día me despertaba expectante para correr a la ventana y ver qué encontraba del otro lado, que se despertó mi pasión por viajar.

Si te interesó este artículo podés leer Mi experiencia de crucero parte 1

trabajar en un crucero
Compartir

5 comentarios de “La vida a bordo de un crucero trabajando”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *